Queridos amigos:

A veces Dios nos regala la oportunidad de ver a la Historia misma, con mayúsculas, desarrollarse frente a nuestros propios ojos.

Estamos ya próximos a la Fiesta de Tu BiShvat, cuando el pueblo de Israel en la Tierra de Israel llenará los bosques del país para celebrar, en acciones concretas, esa exaltación del valor de la Naturaleza en nuestras vidas, y, en particular, del vínculo que une al pueblo judío con la Tierra Prometida. Tu BiShvat se ha transformado, en el presente, en la fiesta nacional de la ecología en Israel y en el mundo, señalando la responsabilidad que tenemos para con la Naturaleza y la sustentabilidad futura de la Humanidad en este planeta del que somos todos parte.

Son muchos los factores que dañan a la Naturaleza. Entre los más tremendos: el uso de plásticos y la exorbitante producción de basura residual de cada familia. Ambos factores se combinan cuando desechamos nuestros residuos día tras día: kilos y kilos de desechos, que incluyen cantidades significativas de plásticos en envases, bolsas y botellas.

Un amigo de mis primeros días como nuevo inmigrante a Israel y compañero de cuarto en nuestro primer año universitario en Jerusalem, Tato Bigio – junto a otras mentes brillantes del país –, decidió reparar una parte fundamental del daño que todos, sin excepción, generamos a este planeta diariamente: reciclar la basura que producimos y transformarla, a través de un proceso sofisticado, en una variante de los plásticos que necesitamos y utilizamos. En otras palabras: hacer de nuestros desechos – de esa basura indiscriminada que generamos – materiales de producción.

Tato y sus socios llamaron a su nueva y milagrosa materia prima “UBQ[2] ”. Tato nos explica que “se trata de un material termoplástico sostenible y altamente reciclable hecho en su totalidad de basura doméstica, que reemplaza a los plásticos convencionales hechos a base de petróleo. La solución de UBQ aporta al mundo la transición a una economía circular, la reducción de gases de invernadero y la preservación de recursos naturales para nuestras futuras generaciones”. Tan revolucionario es este descubrimiento, que ya se está instalando una mega-planta de UBQ en Holanda, además de la original en el Néguev de Israel, en el Kibutz Tzeelim. Los próximos pasos son el establecimiento de Plantas en todos los continentes – Norte y Sudamérica, Asia, Australia y África.

Israel es el gran país que su mejor gente ha hecho de él. Somos tan afortunados aquí, que contamos con miembros de nuestra sociedad como Tato Bigio, que piensa en soluciones a los problemas más acuciantes para el futuro del país… y, también, para los de toda la Humanidad. A eso, exactamente, refiere la plegaria que elevamos diariamente, Aleinu leshabéaj, cuando reza aquello de “letakén Olam beMaljut Shadai”, “reparar el mundo en el Reino de Dios”: se trata de esa sociedad entre Dios y los hombres y mujeres que completan la obra divina en la oportunidad que Dios nos regala de ser parte de su Obra. Es hacer de este mundo uno mejor – a veces, introduciendo cambios de bien a la Naturaleza que recibimos, y, otras, reparando el daño que le hemos ocasionado como género humano todo.

En estos días en los que celebramos la renovación de la Naturaleza simbolizada en el florecimiento de los almendros en el Hemisferio Norte del que Israel es parte… ¡Gracias, Tato, por crear y producir desde nuestro pequeño gran Estado de Israel esta acción reparadora para todo el planeta!

Quiera Dios que la dulzura de los frutos que consumimos en este Tu BiShvat sean el augurio de esperanza, de alegría y de un futuro mejor para toda una humanidad tan necesitada de luz en estos días aún aciagos.

Quiera Dios que fructifiquemos en todas las áreas de nuestra acción, entendiendo que en la acción ecológica está el bien para todos.

Y quiera Dios que en este Tu Bishvat plantemos en nuestras almas el renovado compromiso hacia la Tierra de Israel y el Estado que ella sostiene, creando un presente lleno de los más variados, ricos, desafiantes e inspiradores frutos para nuestra generación y todas las futuras de nuestro pueblo.

¡Tu Bishvat Saméaj!

¡Jazak ve’ematz!

RABINO CARLOS A. TAPIERO
Vice-Director General & Director de Educación
Unión Mundial Macabi

________________________________________
[1] El nombre Tu BiShvat es, en realidad, una fecha del calendario hebreo: el 15 del mes de Shvat. En el alfabeto hebreo existe una correlación entre las letras y los números que representan. El número 11, por ejemplo, es un compuesto de la letra Yud (10) y la Álef (1). El número 15 se conforma con las letras Tet (9) y Vav (6) – dándonos la sílaba que leemos como “TU” -. No se utilizaron las letras Yud (10) y Hey (5), ya que su conjunción es uno de los nombres de Dios – YA -.
[2] UBQ es un acrónimo de la palabra ‘Ubiquitous’ en inglés. Ubiquitous es algo que está en todos los lugares. La basura en este caso y la solución de UBQ son Ubiquitous.
Tato explica: “Dicen q D-os es Ubiquitous porque está en todos los lugares. El nombre lo sugirió el otro fundador de la compañía, que además de ser un hombre de negocios (americano) es también rabino”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *