¿Otra vez recordar la salida de Egipto? ¿Por qué una y otra vez tenemos que decir y decirnos que esclavos fuimos en la tierra de Egipto? ¿Es acaso necesario, que en nuestra memoria colectiva la esclavitud sea un tema recurrente?

El dicho popular dice que, “Para saber a dónde voy, tengo que saber de dónde vengo”. Seguramente nuestros sabios en la antigüedad entendieron que traer en cada generación el tema de la esclavitud en Egipto, serviría para que estuviésemos permanentemente alertas y más allá de cualquier situación, ser conscientes de nuestro origen humilde, no como una carga pesada sobre nuestras espaldas que debemos sobrellevar, sino quizás como una responsabilidad hacia el resto de la sociedad en la que vivimos. Si hay alguien se encuentra oprimido, sin libertades individuales o colectivas, es ahí donde nosotros como judíos tenemos que alzar nuestra voz, izar las banderas y ser activistas para luchar que no suceda. Porque si nos quedamos indiferentes ante el sufrimiento del otro, entonces no habremos aprendido nada de la esclavitud en Egipto.

La curiosa festividad de Pesaj, con sus cientos de costumbres, características y formas de celebrarla, nos pone cada año frente nuevos desafíos, nos obliga a resignificarla y que siga siendo trascendente para cada uno de nosotros. Pesaj nos exige como abuelos, como padres, como hijos a encontrar nuestro lugar dentro del Seder, a desfosilizar los textos de la hagada y ver de qué forma nos habla, que nos cuenta y nos dice, más allá que lo leamos y releamos cada año.

Dice la hagada “Bejol Dor Vador Jaiav Adam Lirot Et Atzmo Kehilu UIatza Mimitzraim (En cada generación, debe el hombre verse así mismo como si él hubiese salido de Egipto)”, mirarse como si nosotros hubiésemos salido de Egipto, es no ver a nadie sufrir por falta de libertad (sea del tipo que sea), ser sensibles a las necesidades del otro, a no ser indiferentes, a entender su dolor y hacer lo que esté a nuestro alcance para mitigarlo.

Que al estar nuevamente frente a la matza en las noches del Seder, nos ponga desde la humildad de su significado, a construir una sociedad y con ello también una comunidad mejor para todos.

Jag Hapesaj Kasher Vesameaj
Lic. Mariano Mirelman
Director Comunitario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *