Por Fernando Lapiduz

«…ki haadam etz hasadé…»
«…porque el hombre es como el árbol del campo…»

A diferencia de las Festividades tradicionales en el Judaísmo, que tienen origen en el Tanaj, en la tradición rabínica o en la historia de Israel, la fecha de Tu BiShvat, el Año Nuevo de los Arboles, no tiene el status tradicional de Jag o Fiesta religiosa. Sin embargo en los últimos años, principalmente desde la creación del Estado de Israel, ha ido cobrando mayor protagonismo y presencia en la vivencia de las comunidades y los judíos.

Ni siquiera tiene un nombre propio. Su denominación proviene de la fecha del calendario hebreo en que se observa: “Tu” es el número 15 en hebreo, mientras que “Shvat” es el quinto mes empezando a contar desde Tishrei.

Tu BiShvat, al igual que Rosh Hashaná, también es una “cabeza de año”. Ya no para el Hombre, sino para el Árbol. Dice la Mishná (Rosh HaShaná 1, 1): “Los cuatro comienzos del año son: El primero de Nisán, el Año Nuevo para los reyes y las festividades (…); el primero de Elul, el Año Nuevo para el diezmo de los animales;(…) el primero de Tishrei, el Año Nuevo [para la cuenta de los] años, para los años sabáticos y para los años de Jubileo y para los árboles jóvenes y los vegetales; el primero de Shvat, el Año Nuevo del Árbol, de acuerdo a la casa de Shamai; la casa de Hilel dice que es el quince del mes”.

Finalmente queda fijado en el día 15 de acuerdo a la opinión de Hilel.

El significado práctico de cada Año Nuevo, de acuerdo a como nos indican nuestra fuentes, es hacer una diferenciación clara entre un ciclo de otro.

En la Mishna citada se indican los hitos y momentos de cambio en los ciclos anuales. En nuestro caso particular, el Año Nuevo del Árbol, se fija la fecha del 15 de Shvat para permitirnos observar de manera adecuada la legislación referente al “Diezmo” (Deut 14:22) y “Orlá” (Vaikrá 19:23). Sin esta fecha nos sería imposible determinar exactamente a qué ciclo anual pertenece un árbol o sus frutos. Por eso, Tu BiShvat es la fecha clave que determina a qué año pertenece el fruto de un árbol.

¿Por qué se eligió este día en particular como el Año Nuevo de los Árboles y no alguna fecha que tenga que ver, por ejemplo, con la primavera?

El Talmud (Rosh Hashaná 14a) explica que este día se considera como el primer momento del año en el cual puede discernirse el efecto de las lluvias: “…porque la mayor parte de las lluvias del año ya han caído hasta este momento y la mayor parte de la estación [invernal] ya ha transcurrido.” A esto, Rashi agrega: “Debido a que la mayor parte de la estación de lluvias ya ha pasado, que es el tiempo de la saturación, y la savia ya ha subido a los árboles. Desde ese momento en adelante, comienzan a brotar las frutas.” Nuestros Jajamim consideran que el comienzo de la renovación de la flora es cuando su interior comienza a fluir, independientemente de lo que la vista del hombre pueda apreciar, ya que tomará un tiempo en que esta manifestación se haga visible debido a las inclemencias del tiempo por esta época en Israel. “Solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos” le dijo el zorro al Principito casi 2000 años después de que nuestros Sabios hubieran tomado nota de esto mismo en el Talmud…

¿Tiene Tu BiShvat costumbres y rituales?

El estatus de ser un “día festivo” lo marcan dos indicaciones de nuestros Jajamim: no se debe recitar Tajanún y esta prohibido ayunar en Tu BiShvat. También se acostumbra a sembrar árboles en este día. La costumbre más conocida de Tu BiShvat es el consumo de frutos, principalmente los frutos de la Tierra de Israel. Dentro de ellos tienen prioridad y privilegio las siete variedades de frutos que se mencionan en la Tora (Devarim 8:8): “Es una tierra de trigo, cebada, uvas, higos y granadas, una tierra de olivares de aceite y miel”. Estos siete frutos tienen un estatus especial y destacado en nuestra Tradición debido justamente a este versículo de la Tora y por su asociación con la Tierra de Israel. Por ejemplo, ante una multiplicidad de frutos a ser consumidos, estos deben ser bendecidos antes que el resto.

Muchas de las costumbres y plegarias de Tu BiShvat derivan de tradiciones que tienen sus orígenes en la Mística judia. Por ejemplo, existe una costumbre de comer tres clases de frutos diferentes (de los que se comen solo la parte exterior, aquellos de los que se ingieren solo su contenido y los que se comen completos), esto corresponde a los tres reinos espirituales distintivos conocidos en la tradición kabalística. Muchas de las tradiciones de Tu BiShvat se basan en la obra de la Mística Jemdat Haiamim, mientras que la mayoría de las fuentes fueron recolectadas en el libro Pri Etz Hadar, en el cual toma forma un Seder de Tu BiShvat, que posee cierto paralelismo con el Seder de Pesaj.

En la actualidad el Seder de Tu BiShvat ha tomado un relevante protagonismo en las actividades de las comunidades judías a lo largo del mundo y es una hermosa manera de, reunidos alrededor de una mesa con manjares y frutos de Israel, recrear nuestros textos sagrados, cantar canciones tradicionales relacionadas con la tierra de Israel, debatir temas relacionados a la ecología y rememorar la historia moderna de nuestra Mediná y la importancia excluyente que ha tenido y sigue teniendo la relación del hombre y el árbol para el moderno Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *